El Plástico En El Mundo De La Moda - Parafina

El Plástico En El Mundo De La Moda

Cuando hablamos de que el plástico que amenaza nuestro medio ambiente pocos se detienen a pensar que van vestidos con ropa de plástico.

La industria de la moda es la segunda más grande del mundo, y según Textile Network, en 2018 sumó 111 millones de toneladas de tejidos, de los cuales el 71.1% eran materiales sintéticos. La moda rápida se ha convertido en lo normal a la hora de adquirir prendas de ropa o accesorios, sin embargo, algo está cambiando. Cada vez más, los clientes, antes de comprar, se detienen a investigar con qué material fue producido el artículo en cuestión y exigen que sea lo más respetuoso con el medio ambiente.

"El poliéster se ha convertido en la materia prima base de esta industria:
supone más del 50% de las fibras."

Además, el plástico puede ser perjudicial para nuestra salud. El plástico es un material duradero, con cualidades excepcionales, pero cuando vistes, utilizas o lavas los tejidos plásticos, el material textil se deteriora. Dado que el plástico no se descompone, sino que se desintegra en partículas más pequeñas, estas partículas nocivas acaban flotando en el aire y en el agua, posiblemente entrando en nuestros organismos.

¿Qué podemos hacer ante esto? Reciclar las fibras sintéticas no es una opción, ya que no impedirá la emisión de partículas nocivas. En la actualidad nuestra necesidad de prendas de vestir implica que estamos contaminando el planeta y a nosotros mismos. No tiene por qué ser así. Existen numerosos materiales y procesos alternativos, pero también debemos modificar nuestro comportamiento para revertir esto.  Es necesario elegir bien y comprar lo que verdaderamente nos gusta y necesitamos e intentar acudir a marcas cuyos productos se hayan producido de manera sostenible, con materiales naturales y en condiciones justas.

"No hay que olvidar la responsabilidad de la industria textil en la crisis climática, y
a que es considerada la segunda que más gases de efecto invernadero emite."

La creciente aparición de marcas sostenibles que reciclan plástico a la hora de producir, nos hace tener un amplio abanico de posibilidades para contribuir positivamente al medio ambiente cuando queremos adquirir moda. Parafina, por ejemplo, que somos una alternativa a gafas de sol convencionales, ya que incorporamos plástico PET o HDPE en los procesos productivos, además de otros materiales reciclados y sostenibles.

También encontramos marcas como Lefrik, una marca de mochilas y accesorios de viaje que contribuye al medio ambiente reduciendo el uso de poliéster virgen y alargando la vida de las botellas de plástico desechadas, al tiempo que ahorra energía en el proceso de producción. Sus productos se diseñan en España y se fabrican de forma ética en Asia porque tienen las mejores técnicas para fabricar poliéster a partir de botellas de plástico PET recicladas.